Arroz Ku-bak con gambas

Dudo muchisimo que este plato tenga algo que ver con la tradición culinaria china, no obstante (al menos en España) es muy habitual encontrarlo en los restaurantes orientales y es muy apreciado, es muy rico y es difícil encontrar alguien a quien no le guste.
El secreto está (como no) en el arroz, en concreto en la forma de prepararlo, este plato se caracteriza porque el arroz es crujiente, por lo tanto hay varias formas de conseguirlo; comprarlo ya inflado u hornearlo después de cocido, hay algunas recetas que indican que hay que freírlo despues de cocerlo pero la textura es esa, la de arroz frito y este plato no va así.

 

INGREDIENTES

200 g de arroz sin cocer o ya inflado, del comercial.
1 cebolla.
1 calabacín.
1 zanahoria.
100g de gambas peladas.
25g de Maizena.
4 cucharadas de salsa de soja.

2 cucharada de aceite de sesamo.
500 ml de caldo de pescado o verduras (a tu elección)
Aceite de oliva.

 

PREPARACIÓN

Si no disponemos de arroz inflado, cocemos el arroz mediante nuestro metodo habitual, lo dejamos secar.
Mientras tanto precalentamos el horno a 150º.

Hay que usar un recipiente caliente sobre el que mezclar el arroz inflado y la salsa, por ejemplo una plancha de hierro, o una cazuela de barro, este es el momento de meterla en el horno

Una vez seco, sobre papel de hornear colocamos extendido el arroz, y lo hormeamos durante 30 minutos.

Pelamos la zanahoria, cebolla y el calabacín, los cortamos en dados pequeños.

Si usamos gambas enteras es buen momento para pelarlas y así aprovechar los restos para hacer el caldo de verduras, o preparar el caldo de verduras de la forma habitual en casa. Lo reservamos.

En una sartén se sofrien la zanahoria, cebolla y calabacín hasta que estén blandos, entonces agregamos las gambas y las dejamos que se hagan unos minutos.

Incorporamos la harina, mezclamos bién y dejamos un minuto.

Agregamos el aceite de sesamo y la soja, mezclamos bien y removemos hasta que se integre todo. Iremos agregando caldo hasta conseguir la consistencia correcta, ni muy liquida ni muy espesa.

No he añadido sal porque la salsa de soja ya añade suficiente sal, no obstante es el momento de rectificar de sal.

Sacamos el arroz del horno y lo reservamos.

El recipiente que metimos en el horno para hacer la mezcla debe estár muy caliente, si no lo estuviera yo lo pondria un rato al fuego.

Para servir colocamos el recipiente de mezcla en la mesa (sobre un protector), añadimos el arroz y sobre el la salsa, en ese momento la salsa hidratará el arroz y se producirá la magia de este plato, mezclamos bién y servimos bien caliente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s